EL MARTILLO


¡Como era antes! Este es el sentir de muchos vecinos iquiqueño que han vuelto a sentir en estos días de aislamiento social en sus casas, la tranquilidad en sus barrios.
Sin duda que el coronavirus ha traído mucha precaución del autocuidado, pero algo que ha llamado la atención en la comunidad es como las calles, espacios públicos, playas, barrios y lugares de Iquique han recuperado la tranquilidad.

Un vecino que vive cerca de un famoso y reconocido restaurant de la ciudad, señaló” ¡este es mi barrio!, así era antes, tranquilo, llega dar gusto vivir ahora acá”.

Otro residente iquiqueño, comentó, “Ahora da gusto andar por el centro, es como los años 60 y 70 no hay ningún ambulante, despejadito”.

A pesar de la instrucción de quedarse en casa, cuando se sale a realizar algún trámite, se puede apreciar la poca cantidad de gente que anda por las calles y ni hablar de los autos, ahora se puede cruzar tranquilamente, sin que te agarren a garabatos o te tiren el auto encima.

Pues bien esto hace recordar cómo era el Iquique de antes, mas menos de los años 60 y 70 una ciudad, solidaria, querendona, cuidadosa de sus espacios y muy tranquila.

Ahora esperar que esto llame la atención de los mandamases y vean hacia donde estaban llevando a esta ciudad privilegiando el dinero y la destrucción. Es increíble pensar que por los pesos se castiga la calidad de vida del iquiqueño, nadie está contra el progreso y desarrollo, pero hay que avanzar con inteligencia, resguardo patrimonial, con identidad, en fin, ver el futuro y que se desea que seamos, me refiero a los que viven en Iquique, y no caer en la mediocridad del populismo y de ganar billete a costa de la identidad de una ciudad tan hermosa como es Iquique.

Para muchos ojalá que dure esto de estar confinado para que se aprenda a querer la ciudad y por otro, que suceda la trasformación de las autoridades y vean lo hermoso que es Iquique, recuperando esa identificación de ciudad tranquila y amable.