La obligación de cerrar los restaurantes por la pandemia que afecta a Chile, además la falta de clientas en centros de belleza, obligó a algunas dueñas o dueños de estos comercios a una reconversión para sus locales.

Uno de ellos es un restaurante de comidas típicas peruanas, ubicado en Thompson con Obispo Labbé que ahora es un almacén que expende alimentos y artículos de aseo, a precios muy bajos.

A pocos metros de este local, está el salón de belleza Karlita, es un puesto de frutas y verduras para comprar por mayor o al detalle a precios bajos.

Hay otros locales que también cambiaron su venta de artículos de belleza por mercaderías.