Parada las 14 horas, un grupo de ciudadanos colombianos que ocupaban el albergue municipal, en la Piscina Godoy, abandonó el recinto con amenazas a los representantes de los medios de comunicación que estaba presente en el lugar.

La medida adoptada por el alcalde Mauricio Soria, fue a raíz de una serie de incidentes registrados al interior de albergue que protagonizó el grupo, donde llego llegó la PDI y Carabineros a colocar orden.

El jefe comunal dio hasta las dos de la tarde de este miércoles para abandonar las dependencias, sin embargo, un grupo de 17 ciudadanos colombianos se retiró durante la mañana.

El grupo que se quedó hasta el final, conversó con los representantes de los medios de comunicación, explicando que no eran del grupo que cometió los incidentes, donde ofrecieron hacer trabajo social a cambio de permanecer en el albergue municipal como parte de mejorar la “imagen de la barra”.

Sin embargo, esta actitud pacifista cambió cuando inspectores municipales los desalojaron de la Piscina Godoy, amenazando a los representantes de la prensa con agredirlos.

De acuerdo con lo informado por el Jefe de la Defensa, general Guillermo Paiva, el cónsul de Colombia debe hacerse cargo de sus connacionales.

Luego de celebrar el triunfo 2-1 de visita ante la Universidad Católica de Chile en Santiago el 10 de marzo pasado -en duelo válido por el Grupo E de la Copa Libertadores de 2020-, los hinchas del América de Cali, retornaban a su país por tierra, pero cuando llegaron a Iquique quedaron varados tras el cierre de las fronteras de Chile y Perú por la pandemia.