AV.


La primera que utilizó el Presidente Piñera este discurso del “enemigo poderoso” fue en abril del 2018 en una ceremonia de entrega de autos a Carabineros, luego ese mismo año cuando firmó el proyecto de ley “antiportonazos” dijo: “Nuestra sociedad está en guerra contra la delincuencia y el narcotráfico, y todos sabemos que ésta es una guerra dura y difícil, porque al frente tenemos un enemigo cruel, implacable y poderoso, que no respeta a nada ni a nadie”.

En octubre, en los inicios del estallido social y las primeras manifestaciones dijo algo parecido, que fue criticado y luego suavizado. “Estamos en guerra contra un enemigo poderoso, implacable, que no respeta a nada ni a nadie y que está dispuesto a usar la violencia y la delincuencia sin ningún límite”.

El mismo discurso lo repitió en noviembre del año pasado y la última vez fue el domingo 12 de abril y señaló sobre la pandemia que “sabemos que el coronavirus es un enemigo poderoso, cruel, implacable y que no respeta a nadie”.