La pandemia muestra lo mejor y lo peor de los seres humanos, cosa que ya hemos dicho en otras crónicas.

En este caso un señor (por no decir sujeto) tomó su avioneta en Tobalaba con un plan de vuelo y llego al aeródromo de Pichilemu, nada menos para comprar mariscos en la ciudad costera de la zona central de Chile, según consignan los medios locales.

Cuando aterrizó el caballero los miembros del Club Aéreo se acercaron para informarle que no se podían hacer viajes por tierra ni por avión a la zona, pero el señor contestó: “Pero si voy y vuelvo, no ando paseando. Vengo a buscar algo y me voy”.

Pese a la insistencia de miembros del Club Eéreo, fue necesario pedir presencia de militares en el aeródromo, efectivo que lo conminaron a tomar su avión y volver a Santiago.

FUENTES http://www.diarioelmarino.cl/ PichilemuTV.org