El Consejo Regional de Tarapacá calificó como “imprudente” el llamado que hizo el Gobierno a través de la Circular 18 del ministerio de Hacienda, que estipula el regreso gradual de los empleados públicos a sus funciones, además también rechazan que los estudiantes vuelvan a clases.

Y en el punto final de un extenso comunicado viene el Uppercut; los Cores dejan clarita su postura que “uno de los principales objetivos de su gestión, es asegurar el bienestar, la salud y la vida de los tarapaqueños, por sobre los índices y resultados macroeconómicos que pueda exhibir nuestra región o nuestro país”.

FUNCIONARIOS
Los Cores manifestaron su preocupación por el regreso de los funcionarios frente a la emergencia sanitaria que vive el país, además de la masiva concurrencia a los servicios públicos que podría originar la medida y una falsa sensación de que “el peligro ya pasó”.

“Los consejeros regionales consideran imprudente el anunció del Gobierno Nacional, relativo al retorno presencial paulatino de los trabajadores, especialmente si se tiene en cuenta, que la situación de emergencia sanitaria provocada por el coronavirus Covid 19, en la región y en el país, aún persiste, y no muestra en lo inmediato, indicios de disminuir”, indica la nota de los consejeros regionales.

ESTUDIANTES
Los Cores también manifiestan, en la declaración pública, su oposición a la iniciativa de que los estudiantes vuelvan a clases en el futuro inmediato, por considerarlo una situación en extremo riesgosa, tanto para los escolares como para sus familias y sus profesores, especialmente en los tiempos actuales de emergencia sanitaria.

Y en cuanto a la medida adoptada por algunas empresas, que buscan la reapertura de los malls y de los centros comerciales, con fines de reactivación económica. Los consejeros regionales advierten que esta situación puede poner en riesgo de salud, tanto a clientes como a trabajadores de dichos centros, provocando el aumento exponencial de los contagios con el coronavirus Covid 19.

“El CORE de Tarapacá recuerda a la comunidad, uno de los principales objetivos de su gestión, es asegurar el bienestar, la salud y la vida de los tarapaqueños, por sobre los índices y resultados macroeconómicos que pueda exhibir nuestra región o nuestro país”.