En China los que difunden contenido obsceno en internet pueden ser condenados a hasta 15 días de detención y 3.000 yuanes de multa. A su vez, la red social también podría ser responsable de no bloquear el contenido frente a la censura china.


Viral se volvió un video en donde aparece una mujer masturbándose en una tienda de muebles en China, paseándose por varios sofás y camas. Esto a pesar de todos los intentos por borrar las imágenes.

El hecho ocurrió en la tienda Ikea, la que sostuvo que tomará medidas de seguridad “más cuidadosas” en sus tiendas en China.

Al parecer se trata de una actriz porno, que fue acompañada por un camarógrafo por toda la tienda.

“Nos oponemos y condenamos firmemente este tipo de comportamiento y lo denunciamos de inmediato a la policía en la ciudad de la tienda sospechosa” donde se habrían grabado las imágenes, dijo Ikea en un comunicado.

Según medios chinos se trataría de una tienda en la provincia de Guangdong porque se oye hablar cantonés en los anuncios por megafonía.