AV.

“No dejes que tu mano izquierda sepa lo que hace la derecha”, es un famoso refrán de origen bíblico, que parece no leyó o escuchó ni tomó en cuenta el diputado de la región del Ñuble, (RN), Frank Sauerbaum que en medio de las necesidades que hay por la pandemia y la falta a alimentos, regaló mercaderías en cajas que llevan sus rostro y nombre.

Esta acción muy plausible fue cuestionada por el senador Felipe Harboe (PPD), que también tiene tejado de vidrio políticamente, y por supuesto por redes sociales, que mejor no reproducimos por respeto a los lectores.

Pero Sauerbaum no se apocó y se defendió de su gesto de entregar cajas de mercaderías con su carita y nombre.

Esto dijo en radio Bío Bío: “Lo hice para que la gente sepa que las cajas son donadas por mi persona y no hay recursos públicos, ni recursos de municipios, sino que son un esfuerzo individual y por eso lo he hecho, justamente para alejar las dudas de dónde vienen los recursos”, manifestó como defensa.