MAURO LAGOS


Mauro Lagos, gestor cultural.

Hoy por la mañana fui a BancoRipley a pagar una cuenta que tenía mi mamá y mi tía en esta tienda comercial, ya que no pueden salir y hacer el pago. Obvio que ellas están el grupo de alto riesgo, aparte por tener más de 75 años no pueden salir.

Ni hablar de la utilización del pago online. Fui yo a hacer el pago ya que se habían tardado un día en cumplir con la cuota, y ya estaban llamando para cobrar dicha deuda, de lo contrario los intereses subirían.

Entonces voy al banco Ripley, hago una larga fila, llego adelante y por mi lado izquierdo aparece una señora de avanzada edad, que portaba su mascarilla a media nariz y me pregunta si estaban atendiendo. Le respondo con la cabeza que sí, y me dice que tuvo que venir a pagar la cuenta ya que no tenía quien pudiera hacerlo. Y que los intereses estaban demasiado altos y con su jubilación no le alcanza. Y, se había visto en la necesidad de ir a saldar dicha mora con el #banco Ripley.

Llega el guardia y le toma la temperatura, le pone alcohol gel en las manos y la hace pasar y que espera una silla que estaba dentro. Y ahí quedó la abuelita esperando su turno.
Esto me empelotó, como chucha las grandes empresas no le condonan la deuda a personas de esta edad, que no deberían salir a la calle, por último no le cobren el interés son unos vacas los weones poniendo en riesgo la vida de un adulto mayor por unos putos pesos.