La ansiedad relativa al encierro es uno de los principales síndromes que puede afectar a las personas durante un prolongado encierro, llevando a que se coma más y de peor calidad que bajo circunstancias tradicionales.


En Redes Sociales, Twitter, Facebook e Instagram, hay muchos comentarios que se repiten: todos vamos a engordar durante el distanciamiento social generado por la llegada del Coronavirus a nuestro país.

¿Cómo evitar esto? ¿Cómo enfrentarlo? o qué acciones se pueden tomar para evitarlo. 5 profesionales ligados al área, entregan sus consejos.

En este escenario, para Maite Escárate, kinesióloga especialista en entrenamiento de NFT.cl (plataforma con recursos humanos especializados en preparación física, nutrición, medicina y psicología quienes ayudar a las personas a mantener una adecuada condición de salud y aumento del rendimiento laboral) explica que “es necesario establecer rutinas diarias, en la que dejemos un horario (de 30 minutos mínimo) protegido al día dedicado exclusivamente a la actividad física”.

“Dentro de la casa nuestros desplazamientos son mínimos, mil pasos diarios en promedio, versus los 10 mil pasos que podríamos tener en un día normal que incluye los desplazamientos a nuestros lugares de trabajo, estudio, etc. Por lo tanto, el solo hecho de permanecer en casa, nos lleva a una condición de sedentarismo que debemos romper”, detalla.

“30 minutos diarios mínimo, ya sea a través de bicicleta estática, rutinas tipo HIIT o de musculación con peso corporal y/o sumar los implementos que podamos tener en casa (elásticos, cuerda, bicicleta, mancuernas, balones, etc). En NFT somos expertos haciendo esto y llevamos 6 años planificándolo con nuestros usuarios”, explica.

PROVISIONES

Por su parte, la nutricionista de NFT.cl, Josefina Jorquera, analiza “estar en cuarentena en la casa muchas veces nos genera más ansiedad, sumado a que compramos más provisiones y tenemos la cocina “al lado”. También tendemos a tener más tiempo libre, todo esto puede generar el aumento de la ingesta de alimentos”.

“Para evitar el aumento excesivo de peso, en este periodo, podemos partir evitando comprar y tener “provisiones” de alimentos altamente calóricos como galletas, chocolates, pasteles, papas fritas, helados, etc. Otro aspecto que nos puede ayudar es fijar horarios de comida y hacer una rutina para no generar alteraciones en los patrones de alimentación”, sostiene.

Desde el punto de vista sicológico “Nadie estaba preparado para un escenario como el que se nos presenta hoy. Encierro, incertidumbre, cambio violento de rutinas, actividades, vida social y dentro de estos cambios la alimentación y la actividad física pueden ser enormemente impactados” dice Viviana Assadi, sicóloga experta en trastornos de la alimentación.

Para enfrentarlo, algunos consejos son “hablar y manifestar lo que preocupa, el ensimismamiento preocupado puede aumentar su ansiedad. Utilice saludablemente las redes sociales para contactarse con sus seres queridos y compartir estrategias creativas de ocupar su tiempo. Céntrese lo que “SI” puede hacer hoy”.

Junto con esto, Assadi agrega que “hay que buscar alguna actividad o tema que quiera aprender, hoy existen tutoriales de todo. Salga de la cuarentena con una nueva habilidad o aprendizaje. El foco es ampliar su mirada y nutrirse de experiencias y conversaciones saludables”

SEDENTARIO

Una mirada similar tiene Antonietta Riffo, médico nutrióloga y deportóloga quien manifiesta que “el comportamiento sedentario, es decir actividades que tengan un bajo gasto energético se ha asociado a un mayor riesgo de mortalidad y enfermedades crónicas no trasmisibles, entre ellas la obesidad”.

Acá una acción a desarrollar es “cambiar las porciones de alimentos, en este tiempo donde se está haciendo teletrabajo, ya no ocupamos tiempo en el traslado, por lo tanto el gasto energético es menor, si se mantiene la misma alimentación que antes es probable que se aumente de peso. Para eso es importante planificar la alimentación del día y ajustar las porciones según los requerimientos individuales”.

Esto va de la mano con “mejorar la calidad de alimentos a consumir. Hay que aprovechar el mayor tiempo de comida y preparación de alimentos es una oportunidad para para probar nuevas preparaciones saludables, comer comida casera y evitar comida chatarra alta en grasa y carbohidratos refinados”, indica.

Finalmente, ¿qué acciones físicas podemos desarrollar en este período? Jorge Cancino, Doctor en Ciencias de la Acitividad Física y el deporte, Fisiólogo del ejercicio de https://nft.cl/, clarifica “el músculo es considerado hoy un importante órgano endocrino capaz de comunicarse por medio de sustancias químicas con todo el resto de nuestro organismo. Esto siempre y cuando te muevas con ellos. Si tus músculos no se mueven, van perdiendo contacto con el resto del cuerpo y es más fácil enfermar. Así de cierto, quienes son sedentarios son más propensos a enfermar y morir que aquellos que son físicamente activos. Es obvio entonces, que el secreto de la salud está en el músculo”.

Por eso, el profesional apunta a “para estimular el fitness muscular se pueden utilizar bandas elásticas, libros, botellas con agua o el propio peso corporal. Con estos implementos podrás entrenar principalmente el componente de resistencia muscular al realizar una mayor cantidad de repeticiones y por otro lado si haces pocas repeticiones pero a gran velocidad, estimularás la potencia muscular”.

Junto con esto, “para estimular el fitness cardiorespiratorio puedes utilizar bicicleta estática o trotadora si cuentas con ellos. De lo contario, trote en el lugar o salto de cuerda pueden ser una buena opción. Estos debido a que es más difícil hacerlos de manera continua, se recomienda que sean realizados en modalidad de intervalos. Puede ser de 20-30 segundos con 15-20 segundos de pausa, así hasta completar al menos 10 minutos”, comenta.

Para mayor información visita: https://nft.cl/