“Yo lo que quiero es que salga la verdad a la luz pública. Yo desde un comienzo lo denuncié a mis superiores y al Ministerio Público. Mi versión siempre va a ser la misma, no voy a cambiar en nada, no le voy a poner ni quitar antecedentes. Dijeron que ‘no atenderían más pacos’. Esa es la verdad y se tiene que investigar”, dijo la sargento Irene Aravena a La Tercera sin mencionar al médico de origen venezolano.


En los últimos días el Colegio Médico anunció que, según sus investigaciones, la denuncia que hicieron tres efectivos de Carabineros en contra de un doctor del Hospital de Melipilla, que se habría negado a prestarles atención diciéndoles “yo no atiendo pacos”, no se ajusta a la realidad.

La suboficial Irene Aravena relató que ese día, 18 de junio, “cerca de la hora de almuerzo solicité permiso a mi unidad para ir a tomarme un examen PCR al Hospital de Melipilla, porque no aguantaba el dolor al respirar. Me trasladé al hospital y cuando llegué, vestida con mi uniforme, presenté mi tarjeta de medicina curativa, cédula de identidad y el convenio que tiene el hospital con las Fuerzas Armadas (FF.AA)».

“Yo no iba por una licencia médica, y se lo dije: no vengo por eso, vengo a hacerme el PCR, como el resto de mis compañeros. Por lo mismo, voy a la portería y pido el libro de reclamos, pero no me lo pasaron. Es en eso, cuando voy de vuelta al hall para llamar a mis superiores y dar cuenta de la situación, escucho desde un box de urgencias que tres personas conversan, dos hombres y una mujer, y dado el silencio que había, escucho una voz masculina decir ‘está lleno de pacos. No atenderemos pacos’. Textual”