La fotógrafa iquiqueña Marianne Fuentealba captó para la historia las últimas imágenes de la vieja casona de madera que albergaba la panadería “La Libanesa”, que estaba ubicada en Amunategui 840, frente al Mercado Centenario.


En octubre de 2018, se cerró un ciclo histórico en el barrio del mercado, La Libanesa se despidió con un acto cultural, pero sus hornos ya se habían apagado un tiempo antes.

En esos días finales, Marianne Fuentealba recorrió el viejo edificio construido en 1924, captando las imágenes de la agónica historia de la panadería “La Libanesa”. La antigua caja registradora, hornos, chimeneas, escaleras, mesones quedan plasmado para historia bajo el lente de Marianne.

“Mi bisabuelo Félix Buhadla junto a su esposa Amun Moukarzel empezaron esta titánica tarea, luego mi abuelo Alberto Buhadla siguió sus pasos y tal como aprendió había que trabajar, así logró tener en sus mejores tiempos 10 panaderos con las manos en la masa, importar harina y participar activamente en el gremio de panaderos. Pero los tiempos estaban cambiando, yo no lo notaba, era una niña y a él lo veía cada vez más viejito, pero con un dominio total de la situación que me hizo creer que esto era para siempre”, escribió María Carlos bisnieta de los fundadores de La Libanesa el día de cierre.