El Presidente Sebastián Piñera anunció este martes un plan «fortalecido de protección» a la clase media, apuntando a frenar los votos de los diputados y diputadas oficialistas a favor del proyecto que permite el retiro del 10% de las AFPs.


El anuncio presidencial contempla:

1. Transferencia directa a la clase media: Bono no reembolsable de 500 mil pesos a todos los trabajadores de clase media que tenían ingresos formales entre 500 mil y 1,5 millones mensuales y que hayan sufrido la caída del 30 por ciento de sus ingresos.
El bono se pagará 10 días después de promulgada la Ley e incluirá a trabajadores «ocupados, suspendidos, cesantes, a honorarios y por cuenta propia».
Este Bono también favorecerá, con montos decrecientes, a aquellos trabajadores con ingresos entre 1,5 y 2 millones de pesos mensuales, que hayan tenido caídas de ingresos.

2. Préstamo estatal solidario: Destinado a quienes hayan visto caer sus ingresos. El Estado otorga el préstamo que compensa hasta el 70 por ciento de la caída de los ingresos y se otorgará en tres cuotas con un tope de 650 mil pesos por cada cuota y un monto máximo del préstamo de 1.950.000 pesos.
El préstamo será otorgado por el Estado con una tasa de interés real igual a cero, tendrá un año de gracia, tres años de pago con un máximo del 5 por ciento del ingreso. Si al cabo de cuatro años, la familia no ha podido cancelar la totalidad del préstamo, entonces este se condonará.

3. Protección de las viviendas: Contempla la postergación de seis meses en los dividendos hipotecarios, con garantía estatal. También incorpora un subsidio de arriendo durante tres meses por hasta 250 mil pesos y para arriendos de hasta 600 mil mensuales, que cubrirá el 70 % del valor del arriendo en las familias cuyos ingresos hayan caído un 30 %.
La medida suma además la postergación de las contribuciones de bienes raíces del segundo semestre para todas las primeras viviendas con avalúo fiscal inferior a 5.000 UF.