NELSON MONDACA I.


Nelson C. Mondaca Ijalba nmonijalba@gmail.com

Un maravilloso sol nos acompaña este día en Iquique. Aunque mi cuerpo siente correr un leve torbellino de aire helado del presente invierno. También, somos testigos como en el centro y sur de Chile la lluvia rompe el ciclo de la sequía. El país tiene un mejor amanecer.

Estamos presenciando una situación climática que mejora nuestro estado de ánimo. Divinamente la madre naturaleza sincroniza con los últimos acontecimientos políticos vividos en nuestro país.

Dar rápidamente la vuelta la hoja, por parte el Gobierno, me parece del todo razonable. Tenemos que enfrentar urgentes dificultades de todo tipo, necesitamos nuestras mejores capacidades humanas para salir adelante. Vemos que el Congreso Nacional hizo su pega en una jornada épica. La reforma constitucional por el retiro del 10% de los fondos previsionales es una realidad gracias a la mayoría absoluta otorgada por los parlamentarios transversalmente de ambas Cámaras y abre las puertas a la reforma previsional de fondo. Nuestros compatriotas de la clase media y sectores vulnerables son los más felices. Era el clamor popular, sacar sus propios ahorros previsionales.

Algunos letrados profesionales se creen con el derecho de recomendar “un cambio de gabinete y aseguran la salida de unos Ministros”, por el fracaso de éstos en las negociaciones y falta de “peso político”. La sabiduría del hombre común pregunta ¿Qué político puede salir victorioso cuándo tienes un 86% de ciudadanos a favor del proyecto de ley? De principio a fin, era una derrota política anunciada.

Esta reforma constitucional ha dejado a los parlamentarios de la derecha enemistados entre sí. Se dijeron ofensas a tal grado que hoy son enemigos. Se faltó a la sana crítica y se ignoró el venerado respeto partidario. Algunos oradores enardecieron la razón de sus colegas en defensa de las AFP’s, hasta el punto de la crisis interna. Ahora, que esto ocurriera, no debiera extrañarnos. El clima social, económico, político y de “cuarentena” nos tiene a todos al borde del colapso psicológico. Pero, como dijo Adlai Stevenson “Aquel que lanza barro pierde terreno”. En democracia, cada parlamentario/a tiene el legítimo derecho de actuar según ciertos valores de transparencia, honestidad y de compromiso con la ciudadanía, dejando su huella para la historia. Todos tienen su espacio y sus principios, el punto está, en cómo abordaron su forma de votar.

Por otra parte, la campaña del terror que aún continua y las defensas corporativas apasionadas no tuvieron éxitos. Sin embargo, lo más importante, es que la gente que necesita éstos recursos podrá contar con ellos para comer, cubrir el pago de arriendos, comprar remedios y pagar deudas. Por supuesto, lo ideal era que el Estado asumiera estas coberturas económicas de sobrevivencia según un criterio universal. Lamentablemente no fue así.

En el contexto de lo acontecido con la tramitación del proyecto de ley aprobado, ayer se dio a conocer un informe elaborado por “Scotiabank” acerca del impacto macroeconómico que tendría el retiro del 10% de los fondos previsionales en el consumo y en la variación del Producto Interno Bruto, conteniendo hasta en un 5% su caída. En el ámbito técnico económico el estudio señala lo siguiente “Es decir, si se esperaba que la economía se contrajera un 7% el 2020, al incorporar esta inyección neta por ese monto durante lo que resta del año, la economía terminaría con una contracción más cercana al 4%”. Termina el comunicado sosteniendo “Pero dado que una significativa parte de los recursos se irán a consumo privado, la recaudación IVA se verá impactada favorablemente…”.

Este reporte de la entidad bancaria es el primero que pone la dinámica en el aspecto positivo de la visión económica del 10 %. Es decir, bien serán los principios de la reactivación económica. Veremos los primeros pasos del pueblo chileno, en medio de la cuarentena y de las medidas sanitarias del combate contra el Covid-19, en función de colocar en movimiento el Comercio en todos sus niveles, por añadidura tendrá repercusión positiva en la bolsa de valores y en el empleo.

La Zofri volverá a su actividad en las ventas al detalle y patios de comidas, el retail y sus tiendas, los restaurantes, los taxistas, el transporte público, las ferias, el terminal, los empaquetadores/es de los supermercados, etcétera. Todo lo anterior siempre bajo las rigurosas medidas sanitarias correspondientes y debidamente autorizadas, según los protocolos establecidos por el Ministerio de Salud.

Sí a lo anterior, se colocan los programas económicos del Gobierno comprometidos en dar la ayuda a la clase media y sectores vulnerables, sin letra chica. Además, considere otros aportes económicos extraordinarios. A la misma vez, no se sueltan los cables del empleo, entonces, la reactivación estará en la primera faceta de su puesta en marcha, antes de tiempo. Teniendo control sobre la pandemia, la esperanza de un Chile que recupera su senda productiva será el aliciente de nuevos sacrificios, de hoy y mañana. El estallido social del 18 de octubre y sus verdaderas causas todavía están presentes. Gracias, a los parlamentarios/as que votaron a favor.