Jaime Orrego, sindicato de Unimarc | Ojalá la empresa se ponga la mano en el corazon y la otra en el bolsillo