• El objetivo es entregar suministros a localidades alejadas de los centros más poblados de los sectores de Isluga, Cariquima y Colchane.


El municipio de Colchane inició un plan de entrega de gas y alimentos a los pobladores que habitan los sectores más alejados de la comuna, ubicados a más de 4.000 M.S.N.M. y cercanos a los límites fronterizos, que se extenderá por el período de la pandemia y cuya distribución está a cargo de Dideco.

Un porcentaje de los $6.636.995 que el gobierno entregó al municipio de Colchane, como parte del Fondo Solidario para costear gastos asociados a la pandemia, se utilizó en la adquisición de bidones de 15 kilos de gas que beneficiará a 194 familias. Las cajas de alimentos fueron financiadas con presupuesto municipal, según explicó Luis Núñez, director (S) de Dideco.

Núñez explicó que, solo se hará entrega de este aporte a los habitantes residentes en Colchane que figuren en el 60% de vulnerabilidad del Registro Social de Hogares. En el caso del gas se entregará en dos modalidades, bidón y carga para las localidades más lejanas y recarga para las localidades más pobladas de Isluga, Cariquima y Colchane.

HACER PATRIA
Muchos de los pobladores que recibirán el aporte del bidón y la recarga incluida habitan entre los 4.000 y 5.000 metros de altura, en muchos casos a metros de la frontera demarcada por altas montañas. Su principal sustento es la ganadería de camélidos andinos y la textilería. Apolinario García, de la localidad de Tulacagua agradeció la entrega del municipio.

“Ahí no más es la frontera con Bolivia, aquí se confunde la tierra con Chile, pero nosotros somos chilenos. Estoy agradecido porque con el gas se puede cocinar más rápido”.
También se entregó este aporte familias de a Araville, Parajaya, Chachacomane y Ancuyo. Posteriormente se hará entrega en Lupe, Turuma, Ancuaque, Villablanca y Chulluncane entre otros. En los sectores más poblados solo se entregará una recarga por lo que cada familia debe tener su bidón de gas.

El alcalde de Colchane Javier García, explicó que las medidas de ayuda social serán dirigidas a las familias más vulnerables de la comuna.

“Sin embargo, las autoridades de gobierno deben pensar en la clase media, en los emprendedores que apostaron este año e invirtieron su capital y pidieron créditos. El gasto social debería plantearse en cómo poder contratar los bienes y servicios de esas personas, además de exenciones arancelarias que permitan un mayor rendimiento del capital y de los ingresos familiares”.