Lávate las manos con frecuencia con agua y jabón, mínimo 20 segundos.
• Antes de comer o preparar la comida
• Antes de tocarse la cara
• Después de ir al baño
• Después de salir de lugares públicos
• Después de sonarse la nariz, toser o estornudar
• Después de cambiar pañales
• Después de cuidar a una persona enferma
• Después de tocar animales o mascotas
Importante: Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca sin haberse lavado las manos.