Limpia y desinfecta a diario las superficies que se tocan con frecuencia.
Mesas.
Manillas de las puertas.
Interruptores de luz.
Mesones.
Escritorios.
Celulares.
Teclados del PC.
Inodoros.
Lavamanos y los lavaplatos.
• Si las superficies están sucias, límpialas. Lávalas con agua y detergente o jabón antes de desinfectarlas.
Luego, usa un desinfectante de uso doméstico.