El diputado de la UDI, Renzo Trisotti, lamentó la situación por la que atraviesan los más de dos mil jardines infantiles existentes en el país, que dependen exclusivamente de las matrículas y mensualidades.


Por esta razón el parlamentario por Tarapacá se adhirió a la solicitud realizada por un grupo de sus pares de Chile Vamos que entregaron un documento al Ministro Secretario General de Gobierno, Jaime Bellolio, que contiene diferentes medidas para ir en apoyo de estos establecimientos, considerados esenciales en el desarrollo integral de los menores.

“La situación de los jardines infantiles particulares es crítica y muchos están al borde del cierre. Hoy, años de esfuerzo de muchas sostenedoras podrían perderse producto de la baja de sus ingresos y por eso hemos solicitado al gobierno revisar un conjunto de medidas para ir en ayuda de este importante sector, considerando que el personal que trabaja en un establecimiento de educación parvularia es mayoritariamente femenino. Además, no debemos olvidar que la cobertura de los niveles medios en educación parvularia es del 51%; es decir, 1 de cada 2 niños en edad de asistir, va al jardín infantil, consolidándose como una herramienta fundamental en el desarrollo integral de los menores”, remarcó el diputado Trisotti.

En esa línea, el legislador explicó que el conjunto de acciones entregadas a la autoridad considera los siguientes puntos: retomar la discusión, con carácter de urgencia, del proyecto de ley de subvenciones de niveles medios, que actualmente se encuentra en su primer trámite constitucional. Además, frente a esta nueva realidad, se considere generar un período de postulación a las subvenciones exclusivas para jardines infantiles particulares y públicos, ampliando los requisitos de sus respectivas certificaciones como instituciones. Paralelamente, no considerar, por un periodo limitado de tiempo, la exigencia de asistencia presencial al establecimiento y calcular esa subvención en base al promedio de alumnos del año anterior, la cual no debe ser inferior al 75%, dependiendo del informe financiero del proyecto, y que estas se entreguen directamente al sostenedor.