Iquique Terminal Internacional (ITI) despachó 12 vagones del tren rápido de Cochabamba que permanecían almacenados en sus instalaciones con destino a Bolivia.


En una operación que se extendió por cerca de 7 horas, cada uno de los vagones que se encontraba en contenedores flat rack fueron posicionados sobre plataformas de camiones para trasladarlos por vía terrestre al vecino país. Los vagones pesan entre 14 y 17 toneladas y fueron importados desde Europa.