Para el abogado iquiqueño y concejal Matías Ramírez la reaparición del UDI Pablo Longueira es “asombrosa”, tomando en cuenta que tiene un proceso en curso en el caso judicial de Soquimich.


Ramírez estuvo con Longueira hace un tiempo. Casi hombro a hombro con el pupilo de Jaime Guzmán que fue formalizado en el caso SQM. El concejal iquiqueño es parte de ese caso en representación del diputado Hugo Gutiérrez.

“Primero debemos recordar que desde los procesos judiciales él (Longueira) se mantiene formalizado en este caso por cohecho reiterado en caso Soquimich, particularmente en la ley de royalty, él recibió el borrador que se transformó ley por parte de personeros de Soquimich. Y una estrecha relación de generar una red de testaferros, de más de sesenta personas que permitían recibir dinero de manera mensual”, explica Matías Ramírez.

MALDITOS COMUNISTAS
Hay un pasaje de esa audiencia que el abogado iquiqueño recuerda, y que refleja la verdadera postura de Longueira frente a la política.

“Yo recuerdo como abogado querellante en representación del diputado Hugo Gutiérrez, participan en la formalización del Longueira y en anticomunismo se siente desde un comienzo. Me tocó estar sentado muy cerca de él en la audiencia. En un momento de receso, nos levantamos y quedamos casi de frente y dice ‘malditos comunistas’, una frase para crear polémica”, recordó Matías Ramírez.

Para el profesional, Longueira “tiene una fijación que debe venir desde sus estrechas vinculaciones, tanto en la dictadura cívico militar como en los años noventa, quizá scon los grupos más extremos de derecha de nuestro país que lo haya dado a inculcar este anticomunismo”.

CONVENCION

De acuerdo con esto el exsenador UDI estaría jugando con los mensajes, con la única intención de integrar la convención constituyente donde llevaría las posturas de las empresas ligadas a su sector político.

“En esto hay que ver otro mensaje que el aparece con estas frases del ‘apruebo’, lo que busca en definitiva un verdadero lobo con piel de oreja, después de objeto una mayoría en la convención constitucional para no cambiar nada. Es la dinámica que el hace como exsenador, probablemente con financiamiento de empresas ligadas a partidarios de derecha, como Soquimich u otras, y tener convencionales que discutan la posición de la empresa”.