Los síntomas más comunes de la caña son la deshidratación, el dolor de cabeza y las molestias gástricas, entre otros.


Los expertos dicen que la resaca (caña mala) se ve agravada si se consume alcohol de mala calidad, ya que contiene más congéneres, una sustancia que se genera en la producción del alcohol y que afecta en distinta proporción dependiendo de la bebida que se consuma. Lo mismo sucede cuando se mezcla el copete.

Cómo reducir en partes los efectos de la ‘caña mala’.
Aunque la clave para no tener caña es no beber, por decir algo políticamente correcto.

No beber en ayunas.

Evitar fumar a la vez que bebemos.

Tomar alimentos grasos antes de beber alcohol.

Ingerir preferiblemente hidratos de carbono.

No mezclar distintos tipos de alcohol.

Tomar fruta fresca.

Evitar mezclar fármacos y alcohol.

No seas apretado consume copete de calidad.

Tomar líquidos azucarados no cítricos, ya que los cítricos aumentan la acidez.