Alcalde de Colchane, Javier García, aseguró que informó en junio pasado a las autoridades sobre el fenómeno de la migración, pero no fue escuchado por lo cual acudió a la Oficina Internacional para la Migración de la Naciones Unidas (ONU).


En marzo la comuna de Colchane recibió a ciudadanos bolivianos que intentaban regresar a su país, lo que ahora se suma la llegada de migrantes venezolanos que luego caminan 180 kilómetros para llegar a la comuna de Huara y se ahí a Iquique.

“Nosotros desde el inicio hemos estado preocupados por la seguridad de los vecinos y las familias de Colchane. Muchas de las familias migrantes ingresaban a propiedades (de los vecinos) producto de la desesperación, de la descompensación, como es caminar a Iquique y ello es una situación compleja. Con los vecinos hemos visto cómo solucionar esto a nivel local. Esperamos que estos hechos sean resueltos en una instancia nacional e internacional”.