Un serio estudio sobre los tipos de borrachos fue publicado hace un tiempo, el cual es necesario darlo a conocer para que los amig@s de este portal pobre, pero honradísimo:

El jugoso: Está tan curao que suele quedarse pegado mucho rato con la misma idea: Puede ser una talla, un tema o alguna pesadez de cualquier índole. Le dará con esa ocurrencia como disco rallao y los terminará aburriendo a todos. Este tipo de ebrio también suele ponerse agresivo a ratos, el problema es que normalmente es tan pollo que huevea a gente de otros grupos y que siempre son más grandes que él, por lo que si es su amigo, le recomiendo que mejor le mande un tate quieto antes usted (pero no le aseguro que con eso lo calme) y así se libre de la lluvia de combos de los macho alfa del otro grupo.

El/La calentón(a):
El copete a todos nos sube la libido, pa´ que vamos a andar con mentiras, pero hay unos que parecen tetera de campo… y son capaces de utilizar cualquier artimaña con tal de agarrarse a la mina o al mino de turno. Desde curar a su presa, decirle que es lo más bello del mundo, prometerle pololeo y hasta incluso matrimonio, son algunas de las patrañas que utilizan para engrupir a la víctima. Y después, si te he visto no me acuerdo o curao no vale.

Borrachos-6-UB

El kino de navidá:
Este borrachito es una evolución sufrida del calentón, porque además de su natural calentura tiene en su contra que no le ha tocado hace rato. Se lo ve en las discos angustiado tratando de encontrar su presa, pero su cara de quiero follarte no le permite lograr la conquista.  Si es macho, en la desesperación psicópata termina agarrándole el poto a las minas o bailando detrás de alguna, jurando que va en el metro; y si es hembra termina agarrándole el paquete a los mijitos que se pasean por ahí. Sí las hay, aunque no lo crea o no haya tenido la fortuna (?) de toparse con una. Lo más triste de todo, es que estos curaos terminan mostrando tanto la hilacha que se devuelven cómo llegaron a sus casas: solos. Dionisio debería ser más piadoso y juntar en los carretes a estos especímenes.

El superhéroe:
Este es el más hueón de todos. Sí, aunque no lo parezca. Este jetón se toma un par de copetes y cree que puede volar, dar saltos mortales, atravesar paredes, escalar edificios y pelear contra una tropa de longis para salvar a sus amigos. Pero el problema es que nunca le funcionan los superpoderes y termina la mayoría de las veces –si tiene cueva- tirao en el piso o sino en el hospital.

El Roberto Carlos: Este curagüilla no tiene un millón de amigos y con suerte tiene uno que otro en el  carrete, pero en cuanto empieza a ponerle cree que todos los del carrete son sus amigos y no sólo eso, sus mejores amigos. Este curao, de fama internacional, empieza con frases como siento que tenemos una conexión especial y, normalmente, termina declarándote, como una quinceañera, su amistad eterna. Entre medio, le preguntará el famoso ¿Somos amigos o no somos amigos? Usté responda que sí no más, sea amigo o no del curagüilla, porque este curao está a un paso de ser el sentimental y usté no quiere que llore en su hombro en medio del carrete.

El sentimental:
Normalmente, en su vida de sobrio usté no lo verá llorar ni con El Rey León, pero espere a que se tomen unos guarisnaques y le saldrá todo el sentimentalismo a flote. Le hablará de sus traumas de infancia, de la amistad, de sus minas o minos, y terminará apoyado en su hombro llorando porque la vida lo trato así. Existe una versión positiva de este curaito, pero que igual terminará hasta las lagrimas, emocionado porque puta que es linda la vida, cumparito.

Multipolar: Este es el más complejo de todo. Sí es que con el copete el subconsciente se externaliza, este ejemplo es digno de los análisis de Freud, Pilar Sordo y la doctora Cordero juntos. En el mismo carrete, este caído al litro pasa de una pelea al llanto y después al somos amigos o no somos amigos y de ahí al amor y hasta puede terminar llorando después de un encuentro calentón. El multipolar es el más peligroso de todos, así que ojo cuando se le acerque, porque no sabrá si lo va a agarrar a patos o a combos.

Rayuela Corta