Carla Duarte
RayuelaCorta

El 99,9% de los que están leyendo han tenido esa inolvidable noche en la que le hicieron la competencia al chuña y a las horas siguientes ya tenían una patita en el patio de los callaos, y yo como buena empinadora de codo, le voy a dar algunas técnicas para combatir la tan odiada resaca para los refinados y la caña pa’ los curaos.

BEBER…AGUA

Cabr@s, cuando uno remoja mucho el güergüero, perdemos demasiado líquido y esto es lo que nos produce el dolor de zambeca, el invocar a guajardo y estar más seco que piojo e’ muñeca al día siguiente. Así que ya sabe, para evitarlo, aunque duela en el alma, tome agua.

ELIJE VIVIR SANO

Después de una noche que le dio como caja a su hígado, no se le ocurra por ningún motivo zamparse un Bigmac, Doggis (droguis para algunos) ni nada que haya sobrado del día anterior. Lo mejor para seguir en la lucha contra la caña, es comer: verduras, cereales, legumbres, carne (no cruda, chiquillas), arroz blanco, entre otros. De esta forma, podrá revivir como Jesús al tercer día.

VITAMINA C

Es uno de los mejores remedios para combatir la resaca. Dicen que si usted ingiere zumo de zanahoria, naranja, mandarina o tomate, le vuelve el alma al cuerpo. También dicen que está prohibido tomarse una Pilsen porque la caña no pasará, pero pa’ que vamos a hacerle caso, muchos hemos comprobado que ese mito es falso.

DORMIR

Esta es una de las formas más efectivas, pasamos de “la Pilsen es mi copiloto” a “el sobre es mi copiloto”. Dormir y no despertar ni aunque le pase un camión por encima, ayuda a combatir la caña y darle energía a su cuerpo que servirán probablemente para otra noche de alcohol.