Una investigación registró el índice de masa corporal (IMC) de más de 100 pacientes que requerían tratamiento para la eyaculación precoz, y se comparó con el de otros 100 que no tenían este problema.

Según los resultados, quienes padecían de eyaculación precoz eran más delgados y reportaron los IMC más bajos.

«El estudio demuestra que los varones con mayor grasa presentan un nivel más alto oestradiol, hormona sexual femenina que retarda el tiempo de la eyaculación, por lo que tendrían mayores capacidades” explicó el doctor José Pablo Saffón, director general de Boston Medical Group Perú.

Sin embargo, aclaró que la capacidad sexual en estos varones, no justifica en ninguna medida la obesidad y mucho menos el dejar de lado los ejercicios y la vida sana.

«Es importante explicar que la obesidad aumenta el riesgo de muchas enfermedades incluida la disfunción eréctil, por ello de nada sirve tener mayor rendimiento en las relaciones sexuales si no puede lograr una erección», señaló.

Fuente: Informe 21