dirigentes1En un café en Providencia se reunieron este viernes los ex dirigentes estudiantiles y hoy diputados electos Camila Vallejo (PC), Giorgio Jackson (RD), Karol Cariola (PC) y Gabriel Boric (IA). ¿El motivo? Analizar las señales que ha enviado el futuro gobierno de Bachelet al confirmar la nominación a la subsecretaría de Claudia Peirano y evaluar eventuales pasos a seguir en el que se convierte en el primer «gallito» entre la bancada estudiantil y la Presidenta electa.

por El Mostrador

 
Este viernes, la bancada estudiantil se reunió para analizar las señales que está enviando el futuro gobierno de la Presidenta electa Michelle Bachelet al respaldar y confirmar el nombramiento de la cuestionada subsecretaria de Educación, Claudia Peirano, quien se encuentra en el centro de la tormenta tras salir a la luz sus vínculos con una red de colegios particulares subvencionados y su rechazo, en 2011, a la gratuidad en la Educación Superior.

Tras emitir y reiterar duras críticas y emplazamientos que apuntaron a que Peirano se pronuncie sobre este ese punto, los diputados electos Camila Vallejo (PC), Karol Cariola (PC), Gabriel Boric (Izquierda Autónoma) y Giorgio Jackson (Revolución Democrática) se encontraron esta tarde en un café en la comuna de Providencia, según informó Radio ADN. De esta forma, la bancada estudiantil se enfrenta a su primera prueba en el “gallito” de poder con el gobierno de Bachelet, en un escenario en el que los jóvenes diputados deberán hacer de fiscalizadores de cómo la Nueva Mayoría guíe y profundice los cambios prometidos a la educación chilena. Sin embargo, cabe recordar que tanto Vallejo como Cariola pertenecen y fueron electas al alero de este conglomerado.

La tormenta de críticas que se cierne por estos días sobre Peirano tuvo sus inicios cuando salió a la luz un reportaje de El Mostrador, en donde se consignaba la relación de la designada subsecretaria con el dirigente de la DC, Walter Oliva, quien es actualmente su ex marido. Dueño de la importante red de colegios particulares subvencionados Crecemos, Oliva es también vicepresidente de la Universidad Miguel de Cervantes. En tanto, Peirano es propietaria de una agencia de Asistencia Técnica Educativa (ATE). A lo anterior se suma el que en 2011, año en que el movimiento estudiantil se tomaba con fuerza la agenda pública con Camila Vallejo (en la Fech) y Giorgio Jackson (en la Feuc) a la cabeza, la subsecretaria suscribió una misiva publicada en el diario El Mercurio, en la que, junto a otros como Patricia Matte y Harald Beyer, rechazaba la gratuidad en la educación superior.

Tras salir a la luz esta información, una de las primeras reacciones provino de la diputada electa Camila Vallejo, quien señaló que “la  trayectoria y opiniones públicas de Claudia Peirano parecen apuntar en una dirección distinta al mandato que el pueblo le dio al gobierno de la Nueva Mayoría”.

Por su parte, la diputada Karol Cariola afirmó que la decisión de nombrar en el cargo de subsecretaria de Educación a “una persona que dio una declaración pública a favor del lucro, en contra de la educación gratuita y defendiendo el sistema particular subvencionado, y por otro lado también teniendo estos conflictos de interés, a mí me parece que es complejo, es complicado, es preocupante. No es una buena señal”, señaló.

En este sentido, la parlamentaria electa comparó la situación de Peirano con los conflictos de intereses que en su momento tuvo que asumir Joaquín Lavín, cuando se desempeñaba como ministro de Educación del Presidente Piñera y al mismo tiempo tenía una participación en la propiedad de la Universidad del Desarrollo. Esto, sumada la poca llegada con los dirigentes del movimiento estudiantil, terminó significándole su traspaso desde la cartera de Educación al Ministerio de Desarrollo Social. “Eso fue duramente cuestionado por todos los sectores”, recordó Cariola, agregando que entonces “había una política de educación, había una propuesta por parte de los movimientos sociales, sin embargo, teníamos un ministro que tenía acciones en una universidad privada”.