foto_0000061520140401210300Se cumplen tres semanas desde se registraron los terremotos en Tarapacá, sismos que dejaron al descubierto la preparación y cómo enfrentar la emergencia, situación reconocida en nuestro país y en el extranjero. Eso habla de nuestra llamada “cultura sísmica” y de los esfuerzos que han hecho las autoridades para formar ciudadanos preparados, tanto en planes de evacuación familiar como colegios, instituciones, gremios, empresas como Zofri o el puerto iquiqueño.
Quizás por eso para los hospicianos, iquiqueños, huarinos, pocinos, piqueños, resultó molesto el tratamiento que dio la televisión chilena sobre la situación que vivía la región tras los terremotos, donde no falto algunas “funas” a reconocidos reporteros de los medios nacionales.
Iquique y la región tienen una cultura de estar siempre preparados para enfrentar las emergencias, ante un eventual sismo y posterior tsunami. Muchos vecinos y vecinas descolocaron a los reporteros con respuestas tan simples como “desde niños nos dicen que va a haber un sismo”.
Los sismos que afectaron la región, nos colocaron en las primeras planas e importantes noticieros de los canales de televisión del mundo. El 1° de abril, a las 20:46 la región de Tarapacá se movió con un sismo 8.2 en la escala de Richter, al día siguiente a las 23:43 horas, un movimiento 7.7 nos recordó que vivimos en una zona sísmica.
Aunque en un principio, que quiso tomar el segundo sismo como una réplica del día anterior, el peso del Servicio de Geología de los Estados Unidos, que siempre lo catalogó con una intensidad mayor a la que daban los organismos chilenos, y finalmente calificado como terremoto.