Como un signo que se está avanzando en la reconstrucción se dio la partida a la implementación de uno de los barrios que acogerá a las familias que resultaron damnificadas por el terremoto, para lo cual se inició la instalación de 144 viviendas de emergencia en Alto Hospicio
Se trata de casas que estarán emplazadas en canchas de fútbol de la Liga Laboral, cuya dimensión alcanza a los 19,3 metros cuadrados, contarán con baterías sanitarias comunes, electricidad, sede social y plaza de juego. Este barrio estará destinado a las familias que desechen la opción de hacer uso de uno de los subsidios de arriendo que ofrecerá el gobierno y que en el caso de Alto Hospicio alcanzará hasta $300 mil.

barrio emergencia
La actividad convocó al intendente de Tarapacá, Mitchel Cartes; al delegado presidencial, Julio Ruiz y al alcalde de Alto Hospicio, Ramón Galleguillos, además del director del Serviu, Rodrigo Jara, junto al general de aviación Arturo Merino, comandante en jefe del Comando Conjunto Norte.
El intendente de Tarapacá, Mitchel Cartes, indicó que en los próximos 15 días se espera que esté concluida la instalación de las primeras casas y los ocupantes serán determinados a través de una ficha que se está aplicando en los campamentos temporales y en los inmuebles que se catastran. Fuera de ese sitio, se estima que se levantará un segundo barrio de emergencia en Alto Hospicio.
Sobre el tema, el delegado presidencial Julio Ruiz, aseguró que existen cerca de 4900 familias afectadas por el terremoto en la región. “Actualmente, nos encontramos haciendo los cruces de información para lograr determinar cuántas personas requerirán subsidios de arriendo y las que desean viviendas de emergencias, sólo esos datos nos podrán dar claridad respecto de costos que tendrá la aplicación de estas medidas. En el caso de los barrios de emergencia, hemos optado por sitios específicos tomando en cuenta las condiciones de los terrenos, la cercanía con los afectados y con servicios tales como médicos, transporte, comercio, entre otros”, adujo.
En torno a la demolición de viviendas, el delegado presidencial aseguró que se evalúa caso a caso para determinar si es necesario demoler inmuebles o reforzar algunas construcciones, antecedentes que también esperan tenerse claros en los próximos días.
En tanto, la instalación de los inmuebles de emergencia estará a cargo de personal de la Fuerzas Armadas. Ayer funcionarios de la Fuerza Aérea y Ejército trabajaron con cuadrillas especializadas y horario extendido para cumplir esas funciones.
Por su parte, el alcalde de Alto Hospicio, Ramón Galleguillos, valoró el comienzo de las obras de instalación de casas de emergencia, aduciendo que se trata de un indicio claro que la reconstrucción se inició en Alto Hospicio llevando tranquilidad a las familias. “Esta es una demostración concreta que se está trabajando en conjunto, a pesar de los reclamos que puedan haber formulado las familias afectadas en un principio. Es difícil para un gobierno instalarse y enfrentar un doble terremoto en el norte y más encima una tragedia en Valparaíso. Hoy hay un borrón y cuenta nueva, nos dejamos de reclamar tanto y vamos a seguir trabajando, pues tengo la certeza que la gente recibirá con beneplácito la instalación de estas casas. Valoro y agradezco al gobierno que parta por acá la reconstrucción, pues sus razones tendrán. Lo mismo que hago un reconocimiento a la Fuerza Aérea el trabajo que están haciendo aquí”, argumentó.
En tanto, el general Arturo Merino, precisó que en Alto Hospicio trabajarán de manera combinada ocho cuadrillas de seis hombres cada una, las que tienen capacidad para levantar una vivienda en un día y medio. “Van a trabajar con horarios extensos y vamos a trabajar con equipos de apoyo durante toda la semana. En cuanto a Iquique, se abordará con equipos del Ejército y la Cuarta Zona Naval”, agregó.
El oficial señaló que en las localidades del interior se ha avanzado rápidamente, con la instalación de viviendas de emergencia en localidades como Huara, Pozo Almonte, Camiña, Pica, entre otros.