El uso (y abuso) de las redes sociales está llegando a límites insospechados.

chistes-en-la-oficina-tetris
Los empleadores consideran, en algunos casos, que sus trabajadores bajan sus niveles de productividad al estar conectados a redes sociales.

 
¿Sabías qué? El contenido de Twitter y Facebook, entre otras plataformas, ha obligado a los tribunales y jueces especializados en temas sociales a desarrollar una suerte de «doctrina» sobre el empleo de estas herramientas durante el horario laboral. Hay jueces que han aceptado mensajes y fotografías difundidas a través de Instagram para justificar un despido.
Antecedentes como la privacidad o la cantidad de amigos han sido «claves» para que los magistrados tomen su decisión.
Los empleadores consideran, en algunos casos, que sus trabajadores bajan sus niveles de productividad al estar conectados a redes sociales.
Algunos jueces, han recibido comentarios en Facebook y tweets como «pruebas» de que el empleado, por ejemplo, no estaba enfermo en casa, tal como había informado a sus jefes. El periódico El Mundo estableció cuáles son los cuatro principales riesgos de usar las redes sociales durante el tiempo en que, se supone, hay que trabajar:

 
1.- Los muros son públicos
No todos los mensajes y fotos que se suben a Facebook son aceptados por tribunales a la hora de declarar «procedente» un despido. Si el perfil es privado, por ejemplo, y el empresario ha tenido acceso a las contraseñas sin el consentimiento del usuario, entonces el juzgado lo rechazará. De cualquier forma, es necesario pensarlo dos veces antes de postear contenidos que pueden molestar a quien paga nuestro sueldo.

 
2.- ¿Todo el día conectado?
La ley laboral da libertad a los empresarios para que utilicen «mecanismos de control» sobre el cumplimiento de sus obligaciones por parte de los trabajadores. No obstante, existen límites a esa vigilancia, y si la empresa tiene un protocolo para el uso de internet para asuntos personales el trabajador debe ceñirse a esas normas.

 
3.- El «pelambre» al compañero
Los comentarios que los trabajadores dejan en las redes sociales también pueden incluirse en las causas de un despido. El año 2010 un tribunal aceptó el despido de un trabajador por haber amenazado a un ejecutivo a través de su blog. En 2011, otro juzgado le dio el visto bueno al despido una mujer que publicó fotos de su lugar de trabajo… incluida la ubicación de una caja fuerte.

 
4.- Con licencia… en el mall
Lo común es que cada vez son más los casos en que un empresario lleva a la justicia la vida privada que sus trabajadores comparten en redes sociales. Por ejemplo, un tribunal declaró procedente un despido por las fotos que un empleado subió a Twitter durante una fiesta, mientras en su oficina había informado que estaba con licencia por depresión. A otra empleada, que también había pedido permiso para ausentarse por problemas de salud, la vieron etiquetada en una foto de Facebook vitrineando en el mall, con las amigas.
Entonces cuidado al incorporar amigos del trabajo, ya que podrías ser despedido por estar en las redes sociales.
El Martillo: