Hoy en la nochecita, cuando los relojes de los celulares y otros aparatos maquen la medianoche, hay que atrasarlos en una hora para iniciar el huso horario de invierno. La joda, que nos cambia el reloj biológico se hace cada año para, dicen, economizar energía. Cosa que no está demostrada, ya que los expertos y secos en el tema, aseguran que en los hogares se ahorra un 1 por ciento de electricidad.
El cambio de hora se inició en 1969, cuando el presidente Eduardo Frei (el bueno) ante la sequía que azotaba a la zona central, realizó el primer cambio de horarios, que se hizo por muchos años el primer sábado de marzo y octubre.
Este será el cuarto año consecutivo que el periodo de este horario de invierno es reducido, ya que durará un poco más de 4 meses, hasta el sábado 6 de septiembre.

Imagen-12
Hoy cambio de hora.

Ojo, pestaña y cejas
Ahora, con los aparatos electrónicos, como las computadoras o los celulares queda la tendalá, ya que están configurados para hacer el cambio en marzo y octubre, así que ponga ojo y atenti a las instrucciones.

► Atrasar los despertadores

► Revisar los elementos programados presentes en el hogar como aquellos que manejan la calefacción del hogar o el riego del jardín, para evitar sorpresas.

► Chequear su calendario de Outlook u otro servicio de correo para verificar que las reuniones se estén agendando con el horario correcto y no el antiguo, agregar en el cuerpo de las invitaciones a reunión la hora en que se realizarán.

► Incorporar los parches que provean los fabricantes de los sistemas operativos de cada equipo.

► Verificar que la zona horaria sea la correcta.
Ahora la pregunta ¿En qué nos beneficia el cambio de hora?