gfgfgfNuevamente los chilenos nos vemos en medio de la pelea política entre la Nueva Mayoría (centro derecha) y la Alianza (derecha), por el tema de terminar con el lucro en la educación, implementado en el laboratorio mundial del neoliberalismo que es nuestro Chile Lindo.

 

La Tía Michelle propuso en su discurso del 21 de mayo, una reforma educacional que termine con la segregación que hay en la educación chilena, donde se buscaría gratuidad y calidad para todos. Ahora la derecha asegura que las familias tienen el derecho a elegir el colegio para sus hijos, cosilla que sería uno de los principales mitos, cuando de hecho con el actual sistema, los establecimientos son los que seleccionan a sus alumnos.
El seremi Francisco Prieto (Pancho para sus amigos), afirmó que la transformación surgió desde la ciudadanía que se expresó en contra del actual modelo de educación, claro que se le olvidó que si no fuera por los estudiantes, que desde el 2006 vienen reclamando por un cambio radical a la educación.

 

 
“Desde el año 1981 que tenemos un paradigma o modelo que permite seleccionar a los alumnos según su rendimiento, es decir, no todos los colegios aceptan estudiantes con promedio 5,5 o menos. Cuando tienes alumnos con promedio sobre 6.0 es más fácil exigir calidad y buenos resultados. Este tema se vuelve muy complejo cuando hay alumnos repitentes, ya que muchas veces, los colegios son reacios a recibirlos”, indicó Prieto.

 

 
NO MAS MUNIS

 

“Lo que queremos con estos nuevos proyectos, de un grupo grande de iniciativas, es brindar oportunidades a todos y todas para que reciban una educación de calidad que le entregue las herramientas que les permitan desarrollar sus proyectos de vida. A través de los otros proyectos abordaremos el fin a la municipalización de la educación pública y otras propuestas apuntarán a robustecer la calidad”, dijo el seremi de Educación Francisco Prieto.

CO -PAGO

 

“Primero seleccionan por nota y después opera otra selección según la mensualidad que debe pagar el apoderado. Entonces si un papá o mamá no tiene los casi 85 mil pesos para pagar un colegio, su hijo no puede entrar a ese establecimiento. Por eso el Gobierno de la Presidenta Bachelet busca que el Estado se haga cargo de ese pago y así ahorrar ese monto mensual a las familias”, señaló Prieto.