ARMANDO ACEVEDO 3Edgardo Barría Barría

Resaltar los valores de un profesor y deportista al mismo tiempo, es difícil descifrar desde una tribuna, más cuando recordamos su partida a otra dimensión de la vida, el 30 de mayo de 2013 a Armando Ricardo Acevedo Medina, quien a las 8:23 horas de ese día, mientras se dirigía a su práctica cotidiana de atletismo, fue atropellado por un automóvil guiado por un irresponsable del volante en la esquina de avenida Arturo Prat con Ramírez.
El 7 de mayo de 1938, nació en Iquique, Armando Acevedo Medina. Y muy joven ingresó a la Escuela Normal de Viña del Mar, donde se recibió con el título de “Profesor de educación primaria urbana” en 1959, comienza con su recorrido docente por la Escuela rural de Cancosa, luego en Alianza e Iquique, donde también ejerció cátedras en la Universidad del Norte y fue parte del equipo de profesores que crearon el Colegio Deportivo (Code), donde jubiló el 2005.

 

PLAYA

 
Armando, quien desde niño le gustó como todo iquiqueño, disfrutar de la playa, jugar fútbol en las calles de tierra del puerto y otras actividades físicas, como el atletismo que siempre y hasta el día de su partida lo cautivó, fue un hombre sensible, educador genuino y de rigor infinito, un educador, un sembrador de destinos, un formador de buenas personas que predicó con su obra, con su conducta y con el ejemplo.
ARMANDO ACEVEDO 2Todos quienes conocieron al profesor Armando Acevedo, sabían que el valor más elevado para él, sin duda siempre fue la amistad y una característica especial del maestro fue siempre la sinceridad y la libertad con la que expresó sus ideas, fue un buen padre, compañero, impulsor de talentos, fue partidario de la cultura del esfuerzo.
Se dice que las grandes almas no desaparecen, dejan huellas eternas, echan fuertes raíces, multiplican su semilla. Y el maestro se ha ido, pero permanece con nosotros, el maestro se ha ido, pero nunca será olvidado por esta gran comunidad llamada Iquique. El escritor José Martí, decía: “La muerte no es verdad, cuando se ha cumplido bien la obra de la vida”, y en eso, Armando Acevedo Medina fue un hombre noble.
En el plano deportivo, Armando Acevedo Medina, tuvo muchos aciertos deportivos en atletismo en salto largo, alto y triple, declatón y récord zonal en los 3 mil metros con obstáculos, socio fundador del Club Atletas Master de Iquique. En noviembre de 2013, el concejo municipal de la ciudad, lo declaró Hijo Ilustre, reconocimiento póstumo que fue recibido por su esposa, hijos y nietos, mientras en septiembre del mismo año se había realizado el primer Campeonato de Atletismo “Armando Acevedo Medina”, en homenaje a este hombre que le gustaba desde niño las películas de Tarzán, al grupo musical Queen, la docencia y el atletismo, ante lo cual su familia lo denomina “un filósofo de la vida, un creador, porque siempre andaba buscando algo nuevo para desarrollar como pintura, artesanía, música, ciencias y el deporte”.

 

 

HOMENAJE

 

Para quienes lo conocieron, fue grandioso compartir parte de su vida, sus conocimientos y los valores éticos, morales, humanos y profesionales que tanto insistía en cultivar, cosa que su familia comenzará a recordar el 30 de mayo de 2014, a Armando Acevedo Medina desde las 8:23 horas en la avenida Arturo Prat con Ramírez, colocando una ofrenda floral en el mismo lugar donde se apagó su vida por culpa de un conductor que venía a exceso de velocidad y no respetó la señal del carabinero que lo hizo parar.
Mientras que a las 19:00 horas en la iglesia Santa Teresita se hará una misa por su descanso y a las 20:00 horas se desarrollará la misma ARMANDO ACEVEDO 1acción religiosa en la iglesia Gruta de Lourdes de Cavancha y por último, en el lugar del suceso, a las 21:30 horas se realizará una velatón, pidiendo justicia, para que asesinos del volante no sigan cometiendo crímenes que luego quedan impunes.
La muerte del maestro fue prematura para la cantidad de proyectos que Armando quería seguir realizando, una muerte irracional que no puede y no debe quedar simplemente en un reclamo casi en silencio, debe haber justicia y de esa forma honrar su memoria, de un hombre que le encantaba servir a la comunidad y sobre todo, haber forjado grandes personas que hoy en día transitan por el mundo.