carabineros-road1A pocos les gusta comentar sobre Carabineros, debido que se piensa que es un organismo que casi debe funcionar por sí solo. Pero no es así, he visto escrito en un mural el siguiente comentario “menos policías más organización”, la pregunta es, que hacemos cuando nos asaltan, cuando estamos en peligro, cuando sufrimos un accidente o estamos en desventaja o nos extraviamos en otra ciudad, a quién se recurre me imagino que a la ciudadanía, no, se recurre o se llama a Carabineros.
Es cierto que hoy hay muchas cosas que no se sabían antes, como abusos, excesos o negligencias por parte de esta institución, pero la pregunta que uno se hace entonces.
¿Porque los seguimos llamando a carabineros cuando requerimos ayuda?
Se imaginan una ciudad sin Carabineros, ¿estaríamos seguros?, Durante las mañana es común escuchar en las radios locales, la solicitud de Carabineros casi en todo Iquique para ordenar el tránsito, o mandarlos a infraccionar a fulano y mengano porque está causando problemas, etc.etc. Entonces ¿porque son tan malos?
Carabineros es parte de la ciudadanía, es quién pone el orden y corrige a quién esta descompensado en vivir en sociedad, el problema que existe que hoy, se les ha quitado (no sé si para bien o mal) algunas atribuciones que los más vivos, o que andan actuando al filo de las reglas sociales, se aprovechan.
Mi visión va dirigido a como los gobiernos han ido permitiendo que Carabineros de Chile pierda autoridad, y este restringido a mínimas intervenciones. Las calles hoy son propiedad de los delincuentes, ellos las dominan, y carabineros cuando reprime, son ellos mismos los perjudicados, ya que si golpean en exceso o matan a un delincuente, son dados de baja, lo que genera que hoy en día Carabineros de Chile Patrulla las calles pero no puede intervenir.
La juventud no tiene respeto por ellos, esto habla de que los adultos hemos inculcado esto a nuestros niños, señalando que es un organismo represor, pero a la vez de ayuda,- (entonces no se entiende). Tema aparte es la puerta giratoria de los juzgados, que dejan libres en 2 horas a ladrones, asesinos y narcos. Esto habla mal de cómo estamos organizados como sociedad y tristeza de cómo vivimos. Gusta mucho hacer notar frecuentemente los derechos, pero casi ni mencionamos los deberes como ciudadano.
El Martillo: