brazil_worldcup_2014
Don Sol:

A pocas horas de la verdad, ya me encuentro en Cuyabá. Muy tropical todo, pero ya con la tranquilidad de mirar cutis selváticos, estilo Mawa, la de esas añejas historietas que usted leía cuando cabro. Le cuento que ingresamos por Cáceres, y antes pasamos por San Matías, zonas donde la Diosa es blanca y los parroquianos tienen gatillo rápido. Ni siquiera me atreví a mirar a cuanta fémina exuberante de nalgas y pechugas, porque al segundo me convierten en cadáver. Con el Larry no tuve problemas, porque durmió todo el día, recuperándose de la caña que tuvo con ese mocetón que le revolucionó las hormonas.

En esta sede mundialista ya se dejaron caer los de la marea roja, pero como todos venimos con escasas monedas, le estamos dando duro a los plátanos. Al desayuno con miel, al almuerzo frito, y en la noche con curazao.

Entre tanto iquiqueño y hospiciano, me encontré con los Riveros, esos con los que usted se ha mandado sus buenos piscolazos. A la inversa mía, ellos sí tienen credencial mundialista, pero no tienen radio. Así es puéh ¡ A pocos días de partir, bigotón les dio la PLR, así que ni siquiera les da para transmitir en el radio urbano. Prometieron contarme los pormenores del partido, adentro del estadio, para que pueda mantener informada a la gallá lectora del Sol de Iquique.

Con el Larry estamos preocupados porque los chocolates de estos lados no usan bufandas. Puros collares y aretes por cuanto hoyo tienen en sus macizos cuerpos. La esperanza es que mi compañero les mueva las pestañas, y en una de esas salta la liebre y nos pegamos una salvada. De venta, digo, no sea mal penscuiaba chileado.

Y ya hemos elegido la sede para ver el partido de nuestro chilito: En la picá de Don Pantaleón, que también tiene sus visitadoras con todos los encantos de esas pieles morenas, brillantes de humedad y fibrosas de pasión. ¿Cómo estuve? ¿Esta movida me la recomendó un conspicuo y pipeño concejal que anduvo por estos lares hace unas semanas? Claro que con el manso viático las hizo todas. Yo, lo intentaré modestamente con los excedentes del emprendimiento de chalinas del Larry.

A concentrarme para el debut de la roja, grande, nuestra, tuya, mía. Eso ya lo dije, pero suena bonito y me da sed. Ceacheííííí …

Brayatan Altovicio
Reportero sin credencial en el Mundial