metroDe una tragedia y solidaridad, a la molestia generalizada, es el sentimiento que circula en Iquique, por el exceso de cobertura que hacen los medios Televisivos nacionales, por los cortes que ha sufrido el tren urbano (Metro) de Santiasco en el último tiempo.
La gente de Iquique comenta que está bien dar la noticia del corte del suministro del Metro, pero de ahí a realizar una cadena nacional y estar horas y horas con ese tema, es realmente una exageración. En cambio acá, hace ya un par de semanas se está sufriendo una congestión vehicular de gran proporción, que lleva esperar de tres hasta cuatro horas, para llegar a los destino establecidos, me refiero a la subida de Iquique Alto Hospicio y viceversa. Y no habido ninguna cobertura en los medios nacionales, sobre este tema. Esto hace aflorar el sentimiento de molestia, y de desigualdad, en quienes vine en regiones.
¡Que me importa el Metro! Si acá tenemos la mansa… !! es lo que se escucha de los iquiqueños. Por cierto aflora la rabia, más aun cuando se aprecia que los reporteros realizan notas sin ningún sentido- con decir que- un periodista del canal de todo los chilenos, realizó en un comentario en un noticiero;- “Los rieles del Metro deben estar estresados”, Eso demuestra el poco sentido de la información que se está entregando, ¡como si el metal de los rieles tuviera cerebro!
Ya molesta ver la TV chilensis, a cada rato se le da tema a lo que pasa en la capitale, como si el problema de ellos debería ser de todos, y la verdad que no es así. Ese tema es solo de los santiasquinos, de esa ciudad y de su mala gestión administrativa. En regiones existen múltiples problemas, en algunos casos mucha más grave que los del centro del país. En regiones se construye Chile. Ahí es donde están los talentos, los trabajadores, la familia, se hace patria y se produce.

 

¡Que me importa el Metro! Si acá tenemos la mansa… !! es lo que se escucha de los iquiqueños.

Señalar que, ya cansa ver como se hace sentir un problema de unos pocos por pocos momentos y que no afecta a nadie más que los que viven en la capital de Chile, siendo que esta se lleva el dinero de regiones para mejorar sus condiciones de vida, siendo que se aprecia lo contrario.
Una vez más el dicho popular del último tiempo, está tomando fuerza. “SANTIAGO YA NO ES CHILE”.
El Martillo: