En Plena Primavera y con ella narices y ojos sensibles comienzan a sufrir. Los efectos de las alergias no se hacen esperar y actos tan cotidianos como caminar por la calle o sentarse en la Plaza Prat o Condell se tornan en toda una proeza.

Antes de correr a la farmacia y ‘empeparse’ hasta el tuétano, vale la pena revisar la gama de recetas caseras y naturales que existen para aliviar los síntomas de alergia.

– Irrigar la nariz con una solución salina ayudaría suavizar la mucosa y a limpiar el polen o el polvo causante de la reacción alérgica, por lo que aliviaría los estornudos y el flujo nasal. Haga su propia solución salina poniendo media cucharadita de sal en 250 ml de agua tibia. Con una jeringa aplíqueselo en la nariz. La irrigación de la nariz con una solución salina alivia las alergias respiratorias mediante la eliminación de los irritantes que se quedan atrapados en la nariz y causan inflamación. De hecho, la solución salina puede incluso lavar algunas de las células inflamatorias.

– Para aspirar la casa sin que el polvo ensucie el aire, esparza unas hojas de té húmedas sobre la alfombra y espere a que se sequen. Aspire como de costumbre.

– Las manzanas pueden proteger los pulmones de los alérgenos y los irritantes que producen las alergias. La cáscara de manzana contiene quercetina, un flavonoide que hace a las células más resistentes contra los alérgenos. Para obtener los beneficios de la manzana se recomienda comerla cinco veces a la semana.

– Científicos de la NASA descubrieron que las plantas dentro de la casa pueden remover hasta el 87% de las toxinas en el aire. Las plantas actúan como una especie de filtro que también combate los microbios en el aire.

– En un estudio reciente, las personas que consumieron dos cucharadas de miel de abeja diarias por seis semanas vieron una reducción de 75% en los síntomas de alergia. La miel de abeja contiene pequeñas porciones de polen por lo que actúa como una especie de vacuna contra los alérgenos. Para mejores resultados se recomienda comprar miel de abeja local para obtener protección contra el polen de su área.

– La piña es una de las mejores fuentes naturales de bromelina, una enzima que alivia la irritación y la congestión nasal. Además, por ser un anti-inflamatorio natural, también reduce la inflamación nasal. Otro beneficio es que tiene un alto contenido de vitamina C, la cual disminuye la reacción del cuerpo ante los alérgenos.

– La ortiga puede producir reacciones alérgicas en la piel, sin embargo, sería de gran ayuda para quienes sufren alergia al polen. Una infusión de ortiga bloquearía el efecto de la histamina, aliviando y controlando los síntomas de esta alergia.

– La tintura y el extracto de petasita aliviarían los síntomas de la rinitis alérgica, pues contienen una sustancia con poderosos efectos antihistamínicos, casi tan efectivos como los de algunos medicamentos.

– Los ácaros del polvo son alérgenos que suelen hallarse en ropa de cama y almohadas. Elimínalos remojando estos objetos por 30 minutos en una mezcla de aceite de eucalipto, detergente y agua: el aceite de eucalipto es un acaricida que eliminaría hasta el 90% de los ácaros.

– El té verde posee un compuesto que bloquearía la producción de histamina e IgE, sustancias que desencadenan los síntomas de alergia. Quienes sufren alergias se beneficiarían del té, pues disminuiría la gravedad de la reacción y aliviaría los síntomas.

– Tomar una infusión de menta o inhalar su aceite esencial sería útil para aliviar los síntomas de alergia al polen o al polvo: La menta contiene una sustancia que bloquearía la producción de histamina aliviando estornudos y flujo nasal.

– La cúrcuma es una planta de la India, que se utiliza para preparar el curry; pero el extracto de cúrcuma ayudaría a bloquear la producción de IgE, por lo que sería efectiva para aliviar o prevenir los síntomas de las reacciones alérgicas.

– El ajo resulta un excelente remedio natural contra las alergias por lo que se recomienda que las personas que lo sufren lo consuman mucho en sus comidas especialmente en ensaladas.

– Con inhalaciones de eucalipto estimulará a tu nariz a expulsar más mucosidad y a mantener más húmedas tus cavidades nasales. Y, muchas veces, poder expeler todo lo malo que hay dentro es una de las mejores maneras de comenzar a curarse.

– Es bueno realizar sesiones de respiración con vapores de manzanilla o melisa para abrir las vías respiratorias y mejorar nuestro estado. Se recomienda que los realicemos a diario mientras nos dura la alergia, ya que nos ayudarán a limpiar el aparato respiratorio.

Fuente: web www.mis-remedios-caseros-com, web salud.univision.com, web cuchareando.cl