Aunque a algunos nos los conoce ni Santa Isabel, los integrantes del consejo regional están en paro para reclamar a la Tía Michelle por la lentitud del proceso que norma su trabajo. En la región de Tarapacá hay 14 consejeros regionales (Cores), que el año pasado fueron elegidos en votación popular, esto como un avance para la próxima elección de intendentes regionales.
Buenos los cores es el cuerpo colegiado que vota por los proyecto de Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), que el Gobierno les coloca en la mesa.
¿Pero qué piden los Cores?
Tener más apoyo en infraestructura para hacer su pega, que aumenten “los niveles de descentralización en la gestión regional, traspaso de competencias, programas y servicios de nivel nacional al regional. Actualmente los gobiernos regionales apenas definen el 7% de la inversión total del país, este porcentaje debe alcanzar el 35%”, según como los explican los Cores en un comunicado.
Como el Gobierno no les da mucha pelota, la Asociación de Consejeros Regionales de Chile llamó a un paro de actividades para presionar a la tía Michelle a darle curso a la normativa que les entrega más herramientas a los integrantes de los consejeros regionales.
“Hoy a punto de finalizar el año se le solicita a la Presidenta Bachelet que le exija a sus ministros que a la brevedad y en carácter de suma urgencia ingrese las indicaciones necesaria para fortalecer el rol, la dignidad del cargo y las competencias de los consejeros regionales”.
Letreros
Los cores tarapaqueños, en paro, la mañana de este jueves se manifestaron frente a la Intendencia con un letrero donde estaba escrito “Movilizados por Tarapacá Core-Tarapacá”, en una acción más simbólica que llamó la atención de algunos transeúntes y conductores de vehículos.