MARITE ANDREO

Es un ritual muy importante que se hace en la noche del 31 de Octubre, en el momento en que la Luz y la Oscuridad miden lo mismo y equiparan sus fuerzas.
Esta bajo la custodia de la Diosa del Sol, Dana. Es el momento en que ella empieza su retirada y se dice que las peticiones que se le hagan en ese momento -en el momento en que ya empieza a apagarse- las recibe con agrado por ser, precisamente las últimas que ha de cumplimentar antes de su descanso.
Necesitas:
Siete velitas doradas símbolos del Sol.
Una vela de canela.
Canela en polvo.
Cinco varitas de incienso de canela (se pueden sustituir por mirra o ámbar).
Se coloca en un recipiente la canela y en medio de esto la vela de canela.
Debajo de la vela la petición de amor.

Esa petición es una carta. Una Carta en la que le cuentas a la diosa Dana lo que necesitas de ella. Amor en tu vida. Recuperación de un amor. Consolidar el amor que tienes…
Hazlo con sinceridad y con palabras dulces desnudando tu corazón.
Prende las siete velas doradas, la vela central de canela y las cinco varitas de incienso y di el conjuro de la Diosa Dana
A ti, Dana, Diosa que gobiernas el Sol, la Luz y el Fuego y que desde tu poderosa altura gobiernas y controlas todos los movimientos, todas las emociones y actitudes de todos los seres vivos, te invoco. Escucha mis ruegos. Acepta, si esta no contradice tu ley, la petición que te formulo, y ayúdame a conseguir mis fines”
Las velas doradas se dejan consumir del todo.
La vela con la canela y la carta de petición se deja en un lugar seguro y se prende un rato
(Si no se ha consumido toda la vela) cada domingo que se pueda. O prender una nueva si así lo deseas
No es obligatorio pero es positivo hacerlo para conseguir lo que deseas.
Recuerda que No Puedes Pedir Cosas Negativas ya que se Pueden Devolver a Ti.