Luego de casi cuatro horas reunido en la sede de la Democracia Cristiana en calle Moneda, el líder de la colectividad, Ignacio Walker, enfrentó a la prensa con un mensaje constructivo que confirma la permanencia del partido en la Nueva Mayoría, luego de las tensiones generadas por declaraciones de personeros del PC, como el embajador Eduardo Contreras, y del PS, debido a las palabras del senador Fulvio Rossi, además del diputado Fidel Espinoza, quien se burló del propio Walker con una fotografía de éste junto a Pinochet

“Pertenecemos a la Nueva Mayoría, que es un acuerdo político programático para apoyar al gobierno de la Presidenta Bachelet y quiero decir que rechazamos todas aquellas expresiones ofensivas para nuestro partido que deterioran la convivencia al interior de la Nueva Mayoría. Tenemos que cuidar un conglomerado que es la base política de sustentación del gobierno que es nuestro gobierno”, dijo Walker

El senador resumió las conclusiones del encuentro en cinco puntos. En uno de ellos, Walker afirmó que es necesario “reforzar la conducción política del gobierno, de la que todos formamos parte, perfeccionando los mecanismos y las instancias para dirimir y zanjar las legítimas diferencias que surjan al interior de nuestro conglomerado”

Este mensaje se da en el contexto de la tensión entre el falangismo y La Moneda. A nivel interno, el timonel DC ha reconocido que la falange “es un invitado a esta fiesta, no la hemos organizado, así que hay que hacer lo que nos den”, frase con la que –agregan en el partido– refleja la sensación generalizada de nula influencia política en la administración bacheletista. Visión que es confirmada desde la mesa directiva del partido, donde recalcan que, en estos casi ocho meses de mandato, el partido de la flecha roja ha sido tratado “como un invitado especial, pero nunca como parte de la casa”.

Por eso, la necesidad de “reforzar la conducción” que Walker planteó hoy a la salida del consejo extraordinario es también una muestra de la intención del partido por tener un integrante en el comité político. Otras voces en la DC recalcan que en la falange no consideran como una fiel representante a la ministra de la Segpres, Ximena Rincón, lo que queda en evidencia con las dificultades que ella ha tenido para articularse con el partido. Es más, desde la falange aspiran a que no salga del gabinete, pero sí que sea enrocada a otra cartera y que en el comité político se instale “un democratacristiano que sí hable por el partido”

Esta tensión se vio reflejada en los rumores de ajustes en el gabinete que circularon mientras duraba el consejo, pero que durante la tarde se diluyeron.
Fuente El Mostrador