Diez casos de intoxicación se presentaban, al cierre de la presente edición, por haber comido en Sushi Kinng, ubicado en Los Molles. Al conocer la noticia la autoridad sanitaria se colocó su capa de heroína y procedió a suspender el funcionamiento del local, por-aparte de todo, encontrar una plaga de baratas y malas condiciones sanitarias.
De las diez personas intoxicadas uno está hospitalizado, mientras que el equipo de epidemiología sigue los atentamente los casos, además no se descarta que haya más afectados por la comida del localcito de comida japonesa.
Y es más, a pesar que se había suspendido el funcionamiento del local, este siguió abierto, por lo cual se inició un sumario sanitario.
Por eso, a veces las modas matan, nada mejor que comerse una empanadita calentita como las que expenden en Echeverría o la señora Ibis del almacén “El Camino”, cerquita del Líder.
Ahora piden desde la Seremi de Salud, que encabeza la compañera Patricia Ramírez, que cualquier sospecha de intoxicación dirigirse a las oficinas de la autoridad sanitaria a estampar la denuncia, Esmeralda 475, o en la web de la institución.