“El sexo solo es sucio si se hace bien”, dice Woody Allen. A pesar de que las mujeres fantasean sexualmente menos y prefieren tener ensoñaciones de corte romántico con su pareja, ellas prefieren ser sometidas, tener un sexo más rudo y pervertido.

El estudio realizado por la Universidad de Granada y la Universidad Complutense, informó que si se dividen las fantasías sexuales en agradables (placenteras) y desagradables (no placenteras), las mujeres se llevan las palmas de oro en el segundo grupo.

Una de las fantasías más comunes entre mujeres tiene que ver con los encuentros homosexuales, esto quiere decir que a las chicas no les desagrada tanto la idea de tener sexo con otra mujer.

Para llegar a estos resultados se entrevistaron a 2,500 personas de ambos sexos de entre 18 y 73 años. El estudio señaló la importancia de tener fantasías para favorecer el deseo y la excitación sexual.

Fuente: Informe 21