Un estudio desarrollado por la Universidad de Granada y la Universidad Complutense demostró que las mujeres tienen una mayor cantidad de fantasías sexuales que tienen que ver con el sometimiento y que disfrutan viendo o pensando en sexo lésbico.

Además, el estudio también reveló que cuando no se imaginan con su pareja, los hombres son los que fantasean más. Tienden a soñar que exploran actividades sexuales grupales, como la infidelidad o la participación con su pareja en una orgía. En cambio, las mujeres se excitan al pensarse sometidas y obligadas a tener relaciones sexuales.

Si dividimos las fantasías sexuales en agradables (placenteras) y desagradables (no placenteras), encontramos que las mujeres se adentran mucho más en el segundo grupo. “Estas fantasías no son muy frecuentes, pero en comparación con los hombres, las mujeres tienen más del tipo no placenteras”, declaró Nieves Moyano Muñoz, quien dirigió el estudio con Juan Carlos Sierra Freire.

El estudio también revela que fantasear con encuentros homosexuales es mucho más común en mujeres que en hombres. La mayoría de las veces ellos califican las fantasías homosexuales en la categoría ‘desagradable’, mientras que ellas aceptan esos pensamientos como agradables.

Para llegar a estos resultados se entrevistaron a 2,500 personas de ambos sexos de entre 18 y 73 años. El estudio concluyó señalando la importancia de tener fantasías para favorecer el deseo y la excitación sexual.

Fuente: Informe 21