Después de 9 meses y 22 días de los terremotos que nos hicieron a todos bailar el «Meneaito» y dormir con ropa durante semanas en Tarapacá, y de cuyas consecuencias y damnificados ya pocos se acuerdan en los medios nacionales, este viernes comenzó la demolición de los blocks de departamentos de Las Dunas, en Iquique Glorioso.

 

Muchos vecinos no ocultaron su emoción al ver cómo empezaba a desaparecer parte importante de sus vidas y recordar los momentos vividos entre esas paredes. Sin embargo, otros se mostraron más felices que parlamentarios recibiendo cheques del Banco Penta al saber que ahora comienza la ansiada espera de una nueva y definitiva vivienda.

A la ceremonia llegaron todas las autoridades locales y regionales que cabían en las fotos e imágenes de la tele a color, además de la Ministra de Vivienda y Urbanismo, Paulina Saball, quien comentó que la obra tiene un plazo de ejecución de 120 días y un costo cercano a los 476 palos en moneda chilensis.

Si bien las obras comenzaron en diciembre pasado, el proceso de demolición partió este viernes y contempla ocho etapas. “Lo que estamos haciendo es reconstruir un barrio para que sea mejor, sin perder la identidad y la historia que hay aquí, y esto requiere tiempo y maduración”, sostuvo la Ministra Saball.

Las obras de demolición se extenderán hasta abril de 2015 y en el intertanto, las familias participarán en la elección de su nuevo proyecto, a cargo de la Asociación de Oficinas de Arquitectos (AOA), para definir en conjunto el Plan Maestro y la tipología de las nuevas viviendas (departamentos) para Las Dunas 1, según también soltó a los medios la ministra.

Ahora sólo resta que se determine pronto el nuevo modelo de viviendas que se levantarán en el lugar, para evitar que nuestro viejo y heroico Iquique espere por demasiados años su total reconstrucción.