JOSE CANCINO N.

Salvador Allende era un verdadero socialista, no como ahora que hay falsos socialistas en Chile”, dijo  Evo Morales. ¿Está equivocado el presidente boliviano?
La pregunta fue respondida por los aludidos los que rechazan las palabras de Morales, pero nos han preguntado a nosotros los chilenos de a pie, a aquellos que escuchamos el cuento de los mismos socialista que las cosas van a mejorar, cuando durante años se han dedicado a negociar acuerdos y gozar de la Constitución heredada de la Dictadura.
Acaso le han preguntado a la gente que cada día sufre esperando un número en el consultorio, a los hospicianos que tardan tres horas en llegar a sus casas, a los empleados que tras una huelga “legal” son despedidos por las empresas.
Algunos socialista faltan el respeto a la memoria del presidente Allende, invocando su memoria para justificar pirotecnia que no tiene sentido para la comunidad. Fernando Flores, Oscar Guillermo Garretón o Jaime Estévez son el clarísimo ejemplo de lo que dice Evo Morales. Políticos sin ningún tipo de autocrítica, que hoy gozan de las facilidades del sistema que en algún momento cuestionaron.
El presidente boliviano puso el dedo en la llaga, pero a quienes nos han mentido y en la oscuridad no hacen nada por la gente y abusan de la imagen de Allende, que cuestionable o no murió ejerciendo y defendiendo el cargo que el pueblo le asignó en 4 de septiembre de 1970.
En Chile se hace todo en la medida de lo posible, justificable los primeros años de la democracia, pero a 25 años de gobiernos elegidos por el pueblo el argumento se cae a pedacitos.
Quizás algunos socialista hoy miran la vida desde mullidos sillones, olvidando que Chile es desigual. A lo mejor les duele que Evo Morales les pegue un golpe certero en el mentón.