Una investigación del sitio AshleyMadison.com determinó cómo la infidelidad empodera a las mujeres. Los «affairs» alguna vez considerados «cosa de hombres», pone a las mujeres a la par en las estadísticas.

Ya no existe más que una mujer por el solo hecho de llevar un anillo en el dedo anular esté «fuera de alcance» en el mundo de las doble vidas.

Según reveló el último sondeo, las mujeres casadas ahora están a la caza de affaires con un promedio similar a las de sus contrapartes masculinas, especialmente en el rango entre los 30 y los 45 años, donde la paridad es casi total.

«Es un habitual malentendido creer que la mujer es el sexo más fiel», asegura Noel Biderman, CEO y Fundador de AshleyMadison.com. Y agregó: «A lo largo de los años, las mujeres han obtenidos grandes logros en materia política, social y económica, que ha llevado a emparejar el terreno en muchos aspectos de la vida, incluidas las relaciones».

«Hasta hace poco, las mujeres no recibían las mismas oportunidades que los hombres cuando de perseguir affaires se trataba», advierte Biderman. «A medida que los roles en la familia fueron cambiando, con una mayor igualdad de género en las fuerzas de trabajo y con el aumento exponencial de la accesibilidad tecnológica, muchas mujeres se encontraron en situaciones en las que pueden saciar sus deseos más bajos que a menudo son dejados a un lado en casa», concluyó.

Las mujeres son infieles por una variedad de razones. Una reciente encuesta de AshleyMadison.com reveló cuáles son las motivaciones que llevan a las esposas a buscar un amante.

No hay acción en casa: el 19,5% de las mujeres que fueron encuestadas reveló que se encuentran en matrimonios donde no hay sexo, mientras que el 37% de ellas admitió que sólo mantiene relaciones sexuales con su marido una vez al mes.

Aburridas en el dormitorio: el 21,8% de las mujeres decide buscar un amante dada la falta de excitación y aventura que hay en su matrimonio.

Sin lugar para la culpa: sólo el 7,2% de las mujeres siente culpa después de ser infiel.

Trampa sí, divorcio no: el 79,7% de las mujeres casadas cree que sus affaires (mientras no sea descubiertos) tienen un efecto positivo en sus matrimonios.

Fuente: Informe 21