“En Renovación Nacional reforzamos la idea de lo planteado por nuestros dirigentes respecto que el primer año del Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet termina con sabor amargo para la Nueva Mayoría y para el país. El conglomerado no supo medir ni manejar las tremendas expectativas que generaron y, peor aún, con mayoría en ambas cámaras se subieron a la tesis de la retroexcavadora, sin escuchar a nadie”, señaló el Presidente Regional de RN Christiaan Valdés Milla al evaluar los 12 primeros meses de la actual administración.

El caporal de RN agregó que “en el contexto de esta profunda crisis de confianza con la clase política, la ciudadanía exige mayor dialogo, transparencia, gestión, terreno, contacto con la gente, y la mirada puesta en el desarrollo de Tarapacá como un interés superior para todos los sectores”. Aseguró además que “crecimiento económico, aumento de la empleabilidad, apoyo a las pequeñas y medianas empresas, fortalecimiento a la red de protección social, a través de la creación del ingreso ético familiar, la eliminación del 7% en el ámbito de la Salud para nuestros adultos mayores y el aumento del post natal para las mujeres madres trabajadoras. La legislación que permite hoy contar con una Ley Antidiscriminación, son solo algunos de los avances que Chile vivió durante 4 años, y que en sus aristas más específicas fueron erradicadas de un plumazo por motivos ideológicos”.

Valdés, casi sin respirar añadió que “el desarrollo y progreso del país deben contener una mirada política, pero sin duda una mirada de Estado más allá de los Gobiernos de turno para continuar por la senda del crecimiento y el bienestar común de la ciudadanía, lo cual no ha materializado la mal llamada Nueva Mayoría, que solo vendió un proyecto político de ensueño, una novela de igualdad, de prosperidad y alegría que la ciudadanía hoy reclama y todavía no llega”, expresó.