Las personas que llevan una vida sexualmente activa son las menos propensas a perder este deseo, según el médico Antonio Salas, presidente de la Sociedad Chilena de Sexología. Sin embargo, si tienes dudas sobre la reducción inesperada de la libido, la ginecóloga estadounidense, Jennifer Landa, nos comparte los factores que propician esta situación:

1. Pastillas anticonceptivas:

En el caso de las mujeres, cuando toman estrógenos en forma oral, la testosterona (que es la hormona del deseo) afectan su organismo al provocar una disminución de la libido.

2. Estrés:

Las personas estresadas no sólo se sienten demasiado ocupadas como para tener sexo, sino que también el estrés aumenta la cantidad de hormona cortisol en el organismo, lo que baja la producción de testosterona.

3. Problemas de pareja:

De acuerdo con la psicóloga y sexóloga clínica argentina, Diana Resnicoff, si discutes frecuentemente con tu pareja “es inevitable que los problemas se trasladen a la cama”.

4. Alcohol o drogas:

Estas sustancias ocasionan que te sientas cansado y pueden interferir en la erección.

5. Enfermedad:

El tema de los padecimientos y el estado en el que se encuentra el paciente impacta directamente en la libido. Si una persona está con un estado febril o tóxico, va a tener muy bajo deseo sexual.

6. Medicamentos:

El exceso de medicamentos, sobre todo los antidepresivos o ansiolíticos, también pueden provocar una disminución del libido.

7. Aburrimiento:

El sexo no debe ser una obligación más para hacer en el día. Lo mismo ocurre con la rutina, uno de los más fuertes bloqueadores del deseo. Se deben buscar nuevos estímulos para que la relación no se vuelva monótona.

Fuente: Informe 21