Anoche, la Gobernación Provincial de Iquique clausuró la salsoteca “Rumba”, de calle Bolívar N° 396, en cuyo frontis la madrugada del 17 de mayo fue asesinado el joven colombiano Anderson Eladio Lasprilla Ortiz, cliente del local.
El operativo de clausura estuvo liderado por el gobernador Gonzalo Prieto y el mayor de Carabineros, César Olivares, quienes notificaron a Rony Riffo Quiñones, regente del local, de la clausura, explicándole que tiene un plazo de cinco días para presentar el recurso de reposición ante el intendente regional, sin perjuicio de los recursos jurisdiccionales que resultaren procedentes conforme a la legislación vigente.
La resolución de clausura de la salsoteca, de propiedad de Julia Quiñones Carrizo, se basa en que “el episodio referido, de alta violencia y presuntamente constitutivo de una delito grave, como el homicidio, puso además en riesgo la seguridad de las restantes personas que en ese momento se encontraban en el establecimiento comercial aludido”.