Son muchas las cosas que desconocemos de nuestro cuerpo, no digamos ya de nuestros genitales, rodeados siempre por una neblina mitológica aún más espesada por haber sido un tema tabú durante demasiado tiempo. Es un problema en cuanto que se tratan de zonas que pueden proporcionarnos un gran placer si sabemos utilizarlas correctamente pero que, al mismo tiempo, pueden ser un importante foco de enfermedades.

Son muchas las cosas que desconocemos de nuestro cuerpo, no digamos ya de nuestros genitales, rodeados siempre por una neblina mitológica aún más espesada por haber sido un tema tabú durante demasiado tiempo. Es un problema en cuanto que se tratan de zonas que pueden proporcionarnos un gran placer si sabemos utilizarlas correctamente pero que, al mismo tiempo, pueden ser un importante foco de enfermedades.

Tiene más nervios que el pene

Si usted es un hombre, la próxima vez que se sienta satisfecho masajeando su miembro piense que este tendrá alrededor de unas 4.000 terminaciones nerviosas, mientras que sólo el clítoris de una mujer puede rondar las 8.000, y si es estimulado, afectar a otras 15.000 de la zona pélvica. No obstante, el resto de la vagina no goza de la profusión nerviosa del clítoris, y la mayor concentración se encuentra en el tercio de entrada de dicho aparato.

Se regenera rápidamente

La vagina es una de las partes del cuerpo femenino más flexibles y que se recuperan a una mayor velocidad de cualquier daño, ya que está preparada para todo tipo de percances durante el parto. La vagina recibe un importante suministro de sangre que permite que los desgarros puedan curarse en apenas 48 horas, varias veces más rápido que un corte en la pierna, por ejemplo.

Un músculo flexible

La vagina media tiene una longitud de entre 8 a 11 centímetros, 7 en su parte anterior y 9 en la posterior. Sin embargo, se trata de una de las partes del cuerpo más flexibles para ayudar al coito y al alumbramiento y puede llegar a duplicar su tamaño en casos excepcionales, aunque por lo general se expande unos 3 o 4 centímetros.
Fuente Informe 21